Cómo enseñar a los niños a sonarse la nariz

Sabemos lo latoso que resultan las infecciones respiratorias en los más pequeños, un catarro que no se cura bien puede complicarse y derivar en una bronquiolitis. Los padres que tienen niños pequeños, sobre todo entre 0 y 2 años, que han pasado por problemas respiratorios nos comentan que parece que el niño no ha salido de un catarro y entra en otro, es un círculo vicioso dónde los mocos siempre están presentes.

Para ayudar a los pequeños a combatir la mucosidad, tenemos que entender cómo funciona sus sistema respiratorio. Para empezar sus pulmones no son cómo los nuestros, los bronquios no están totalmente desarrollados y son más susceptibles de almacenar el moco. La musculatura respiratoria (diafragma, músculos costales, la accesoria de la región cervical que ayuda en la fase inspiratoria etc) no tiene fuerza suficiente para hacer la función de respirar. Para un bebé respirar supone un esfuerzo y un gasto energético, a medida que va creciendo, su cuerpo va madurando y los pulmones se desarrollan siendo el proceso menos costoso.

Los bebés tienen menos alvéolos ( dónde se realiza en intercambio gaseoso), sus bronquios son más pequeños y estrechos (el aire pasa con más dificultad porque hay más resistencia) y tienen más glándulas mucosas (fabrican más moco y saliva que nosotros).

Podemos ayudarles a evitar episodios infecciosos y prevenir muchos problemas respiratorios enseñándoles a sonarse los mocos. Cómo todo aprendizaje tiene sus etapas:

 

1º SABER SOPLAR POR LA BOCA:

Podemos utilizar juegos divertidos cómo soplar una pajita y hacer burbujas en el agua, apagar velas soplándolas o incluso utilizando juguetes que existen en el mercado y tienen cómo objetivo desarrollar el soplo.

 

2º APRENDER A SOPLAR POR LA NARIZ CERRANDO LA BOCA:

  • Retomamos el ejercicio con las pajita en el vaso de agua. Hacemos soplar al niño con la boca y después bloqueamos la pajita ejerciendo una presión con los dedos. Resultado: la presión del aire en la pajita conllevará automáticamente una espiración por la nariz del niño.
  • Con la flauta nasal, soplamos por la nariz para jugar, y cambiando la forma de la boca, cambiamos los sonidos.

LES-FLUTES-NASALES-PAR-3-300x300

  • Poner una pluma, o algodón o harina en una mesa y pedimos que sople pero solamente con la nariz. En este ejercicio es indispensable apretar bien los labios o poner la mano en la boca. Si no, cerramos la boca del niño ejerciendo una presión en el mentón.

 

3º SONARSE CON AUTONOMÍA:

Damos el pañuelo al niño para que lo coja con las dos manos. Si el niño no tiene capacidades motrices suficientes, los padres le ayudarán. El niño bloqueará un lado de la nariz y soplará fuerte por el otro lado. Si le cuesta, continuaremos con los ejercicios anteriores.

images

 

No hay que olvidar que la imitación es un buen método de aprendizaje, los padres pueden realizar las actividades primero para que los niños los imiten después.

Recordamos que los niños aprenden mejor cuando se trata de un juego, por lo que utilizad la imaginación para crear vuestros propios juegos y divertíos con los peques.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s