¿En qué se diferencian la artritis y la artrosis?

 

LA ARTRITIS

“Artros” significa articulación y la terminación itis” inflamación, por lo tanto con las palabra artritis hacemos referencia a la inflamación de una o varias articulaciones.

Las causas que la pueden provocar son varias:

  • Infecciones (cómo consecuencia de patologías).
  • Procesos reumáticos (procesos autoinmunes donde el propio cuerpo ataca a sus estructuras lo que provoca inflamación).
  •  Traumatismos bruscos (una torcedura brusca, golpe que provoca inflamación).
  • El sufrimiento articular; la articulación no está funcionando en su eje y la desviación mecánica provoca una artrosis, destrozando la articulación que con el tiempo producirá una artritis.

 

LA ARTROSIS

La terminación “osis” significa destrucción. La artrosis se produce por el desgaste del cartílago, que es un tejido que hace de amortiguador protegiendo los extremos de los huesos y que favorece el movimiento de la articulación.
Se manifiesta principalmente en manos, columna, rodillas, pies y caderas. Su forma de presentación es con dolor “mecánico”: empeora cuando se mueve o sobrecarga la articulación y mejora con el reposo. Cuando la artrosis duele es porque está inflamada, en fase “itis”. La edad es una causa, pero no debería generar una artrosis patológica que de lugar a una prótesis o problemas. La genética también afecta, ya que condiciona la calidad de los cartílagos y los tejidos.

Causas de la artrosis:

  • Desgaste o sufrimiento mecánico: todos tenemos desequilibrios biomecánicos, cuánto más desviada esté una articulación mayor probabilidad de tener un desgaste.
  • Tensión emocional constante: aumenta el tono muscular (que va a producir contracturas) durante mucho tiempo. El cuerpo soporta muy mal la tensión muscular mantenida, que no se relaja nunca, ni estando sentados en el sofá o cuando nos tumbamos en la cama.
  • Mala alimentación: va a provocar una intoxicación de las articulaciones periarticulares que fomentará la destrucción del cartílago, desequilibrando también el funcionamiento de órganos que nos facilitarán más tensión muscular.
  • Poca actividad física: el ejercicios físico es positivo y saludable, siempre que no sea excesivo, traumático y brusco. No debemos pensar que si usamos más las articulaciones se van a desgastar más, ya que la falta de actividad es más dañina. El ejercicio físico nos va a ayudar a que se relajen  las tensiones emocionales y a mantener la musculatura  y los tejidos más elásticos, disminuyendo la presión que soportan las articulaciones.
  • Carácter y posición postural: nuestro carácter influye en la postura que vamos adoptando y ésta determina qué articulaciones van a soportar más presión.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s